lunes, 20 de abril de 2020

Bacalao con Calçots y Romesco

El Calçot es una cebolla tierna, blanca y dulce. De la cual se consumen los tallos jóvenes y se puede hacer entre el final del invierno y principios de la primavera. Sus propiedades nutritivas son iguales a las de la cebolla, es decir, tiene un amplio contenido de vitaminas y minerales. Además, se le atribuyen propiedades diuréticas, tonificantes, digestivas y afrodisíacas. El cultivo del calçot es habitual en las comarcas de la provincia de Tarragona próximas al mar y con inviernos suaves. Aunque también se cultiva en el interior, en zonas que no tengan fuertes heladas, estos se recogen un poco más tarde que los calçots del litoral. Admite cultivo urbano en macetas.

Es posible que el romesco se originara en el barrio marinero del Serrallo, en Tarragona. Se trata de una salsa popular, sin duda posterior a la llegada generalizada de productos americanos (tomate y pimiento) en los hogares catalanes, cosa que empezó a ocurrir hacia el siglo XVIII. Hay referencias escritas desde el siglo XIX.

Con esta receta fusionamos dos de los ingredientes más populares de la Costa Daurada, Tarragona. Los Calçots y la Salsa de Romesco, evidentemente combinado con pescado. ¡Fantástico!



BACALAO CON CALÇOTS Y ROMESCO


Ingredientes 4 personas:

4 trozos de Bacalao
24 calçots
Salsa de Romesco (ver receta aquí)
Avellanas tostadas con piel
Aceite de oliva

Preparación:

1- Limpiar y cortar los calçots. 2- En una cazuela poner un chorro de aceite de oliva y calentar. 3- Añadir los calçots cortados y freír un poco. 4- Incorporar el Bacalao y cocinar ambas partes, salpimentar. 5. Cuando esté casi cocinado napar con la Salsa Romesco. 6. Picar las Avellanas con la ayuda de un mortero y agregar a la preparación. 7- Dejar reposar y servir.